El templo y la plaza de San Francisco de Riobamba - 1936

Muy tempranamente (1565) ya se instalaron los primeros frailes franciscanos en la antigua Riobamba. Aquí, los miembros de la nueva orden religiosa fundaron un monasterio y construyeron un magnífico templo.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

La Iglesia ubicada en un lugar privilegiado de la antigua villa, tenía una amplia Plaza delantera que se utilizaba para diversas actividades religiosas tan frecuentes en aquellos años.

Luego el terremoto de 1797 que sepultó a la primigenia villa de Riobamba, las autoridades determinaron un céntrico lugar de la nueva urbe para que se asienten los seguidores del Santo de Asís. En las dos manzanas asignadas los franciscanos levantaron un nuevo monasterio y construyeron un modesto templo de adobe.
Frente a la Iglesia se extendía una amplia plaza que se utilizó principalmente como mercado público.

En 1870 el Obispo de la ciudad, Monseñor Ignacio Ordóñez, suprime los conventos de Riobamba, entre ellos el de los franciscanos. El templo y demás bienes pasaron a depender de la Diócesis de Riobamba. Por la década de 1880, el presbítero Adolfo Granizo, levanta una hermosa Iglesia de sobrias líneas neoclásicas, con columnas corintias, rosetones esculpidos y frontón. Una esbelta espadaña de dos arcadas que albergaba el campanario coronaba la clásica fachada (foto).

En 1913 la amplia plaza frente al templo estuvo a punto de ser vendida por el Municipio con el fin de obtener fondos para comprar el terreno del antiguo Seminario Conciliar, lugar en donde posteriormente se construyó el Parque “La Libertad”. Este proyecto de venta de la plaza no se concretó por la fuerte oposición de algunos concejales.

En 1947 se inaugura en la antigua Plaza de San Francisco un moderno Mercado al que se le denominó “Pedro Ignacio Lizarzaburu”. Este nuevo sitio de comercialización vino a eliminar la primitiva y bárbara costumbre de expendio de víveres al aire libre sobre pisos de tierra.

A mediados del siglo anterior, el atractivo templo de San Francisco fue totalmente remodelado. Se cambió la clásica fachada, se retiró la espadaña y en su lugar se construyó una sencilla cúpula. Lo único rescatable de este nuevo templo son los dos murales de la fachada que representan pasajes de la vida de San Francisco de Asís y que fueron elaborados por el artista cuencano Eloy Narea.

Sábado de feria en Riobamba. En primer plano, la antigua Plaza de San Francisco con sus típicas covachas. Atrás a la izquierda, la antigua Iglesia de San Francisco y la casa parroquial, al fondo a la derecha el Teatro del Colegio San Felipe. Riobamba, 1936.

Compartir: