Priostes del Pase del Niño

Los Priostes son los benefactores de esta celebración, para quienes participan con devoción de esta festividad es un honor y un privilegio ser elegido y asumir el priostazgo del pase del niño.
 
 
 
 

Este bello y conmovedor ritual se inicia con el velatorio del Niño Jesús; sigue la fiesta de la Candelaria, donde se designará a los nuevos priostes del Niño, jochantes (donantes) y guashayos (acompañantes); continuará con la novena como etapa de preparación espiritual para los involucrados, cuyo último día finaliza con los festejos de las vísperas. Y llega el gran día del Pase que, de manera de un desfile, priostes, sus familias y acompañantes caminan por las calles principales del sector, encabezados por la figura del Niño.

Ser prioste es un gran honor, puesto que la devoción de la ciudadanía riobambeña es muy grande. Por ello, servir al Niño, a quienes lo honran y encabezar estos actos, suele ser tomado como un privilegio que pocos tienen.

En Riobamba hay aproximadamente 800 pases del niño anualmente. Cada pase tiene sus priostes y demás personajes. Su comunidad es muy devota y creyente.



Documentos Adjuntos:

Compartir: