Simbolísmos del Pase del Niño

El Pase del Niño es uno de los eventos maravillosos que vislumbran la mezcla de costumbres mestizas e indígenas. Lo pagano con lo religioso.
 
 
 
 

Con la Declaratoria del Pase del Niño como Patrimonio Cultural Inmaterial Local del cantón, Riobamba es la primera ciudad en reconocer su patrimonio.

Esta expresión religiosa tiene como objetivo central la veneración al Niño Jesús con ceremonias en su honor; la tradición de pesebres, cuadros vivos en donde la gente se disfraza haciendo representaciones de la sagrada familia, novenas y eucaristías conforman la esencia de la demostración de fe de los riobambeños.

La fé como esencia de la fiesta; la Candelaria o elección de los nuevos priostes; el Oratorio o lugar especial donde reposa la imágen del Niño; la Guaylanga, un galpón construido en terrenos cercanos a la casa del prioste para recibir a los invitados; la vestimenta del Niño, suntuosa y elegante; la Novena como preparación religiosa antes de la fiesta mayor; el Albazo, día previo a las vísperas; las Vísperas como anunciación del gran día festivo; y la Eucaristía con bendiciones al Niño Dios.

Cada uno de los elementos que forman parte de la preparación y del acto en sí mismo son importantes, cada uno tiene un significado y representa una parte importante de las creencias del pueblo devoto y creyente.

Los Pases del Niño forman parte de la memoria colectiva de  Riobamba y al ser una tradición expresada durante décadas de generación en generación, se la identifica como única e irremplazable.



Documentos Adjuntos:

Compartir: