Explorando el majestuoso Altar

La conquista de parajes espectaculares e impresionantes que te harán vivir experiencias interiores únicas e imposibles de experimentar en otro lugar del planeta.
 
 
 
 

¿Que debes saber?

  • El ascenso al Altar es una experiencia que te permite palpar de manera cercana y profunda la majestuosidad, belleza y fuerza que esconde un nevado, haciendo que el esfuerzo que esta aventura te demanda sea compensado largamente por la riqueza encerrada en el descubrimiento de tu fuerza interior.
  • Tours que ofrece Círculo Tours:
    • Tour Full Day, visita a la laguna amarilla en un solo día a caballo.
    • Laguna amarilla más una noche de hospedaje en la comunidad de la Candelaria.
    • Laguna amarilla a pie más una noche de hospedaje tipo campaña en Collantes.

Enfrentando a tus miedos

Si lo tuyo es la naturaleza y si te gustan los retos que te prueban a ti mismo, el tour de ascenso al volcán El Altar te brinda la oportunidad de descubrir esas capacidades internas, que normalmente no eres capaz de advertir. Todo un descubrimiento personal, mientras conquistas parajes de ensueño.

Aproximadamente a las tres y media de la mañana, a bordo de vehículos cuatro por cuatro equipados para la montaña, tu aventura dará inicio en la ciudad de Riobamba, desde donde te dirigirás en primer término hacia la comunidad de Penipe y desde ésta, hacia La Candelaria, en la parroquia rural de Quimiag, la última comunidad que encontrarás en tu ruta hacia el volcán El Altar, a la cual arribarás alrededor de las cuatro y media de la mañana.

Ya en La Candelaria realizarás un poquito de turismo comunitario mientras nos proveemos de los caballos, los arrieros e inclusive los guías nativos para poder iniciar el ascenso; posteriormente se deberán arreglar los mulares y deberás acomodar tú vestimenta antes de empezar el trayecto, asegurándote de vestir botas de caucho, sea que vayas a realizar la ruta a pie o a caballo.

Alrededor de las 5 de la mañana iniciarás la travesía a caballo, en animales tan mansos, que no demandan ninguna experiencia ecuestre, los pueden montar sin problema personas que tienen mucha o ninguna práctica. No se deberá perder de vista que esta aventura no podrá iniciar sin un guía, pues de lo contrario, cualquier grupo de turistas se expondrá al riesgo de perderse, como le ha pasado a más de uno que por descartar esta recomendación ha debido ser buscado por el GOE para poder bajar de este volcán.

El primer paso será el ascenso hacia la zona de Releche donde tomarás el sendero o chaquiñán que sube hacia el altar y, desde el primer momento, podrás disfrutar de la flora y la fauna propias de la zona, empezando con vacas lecheras gigantes por su genética y la particularidad de un páramo que, por estar hacia el oriente, recibe tal cantidad de nubes cargadas que vienen desde la amazonia, que goza de agua en las proporciones necesarias para que, a pesar de encontrarse entre los 3800 y 4000 metros de altura, cuente con una vegetación muy verde, con árboles y hojas muy grandes, como las encontrarías normalmente en la región amazónica.

En un día de buen clima este chaquiñán es perfecto, es muy seguro, está en muy buen estado y puedes subir sin problema alguno; sin embargo, en un día de mal clima de los cuales hay muchos, el chaquiñán se transforma en un lodazal intenso que te demandará energía extra para subir, ya sea en el caballo o más aún a pie, por lo que necesitaras estar física y mentalmente en condiciones de soportar la presión de la subida.

El trayecto a caballo en este chaquiñán que, por angosto, o cabes tu o cabe el caballo, te tomará hasta las nueve de la mañana aproximadamente, en que llegarás al valle de Tulpa, una pampa muy abierta donde hay caballos salvajes, puedes ver curiquingues, cóndores y si tienes mucha suerte inclusive venados. En este hermoso marco natural, se hará la primera parada estratégica y podrás servirte un pequeño snak, aquí recibirás un box lunch y una bebida hidratante, no obstante, de lo cual, podrás llevar comida extra, lo cual es recomendable pues nunca esta demás cuando se hace tanto esfuerzo.

Después de esta parada y luego de un pequeño descanso, ya sea a caballo o a ya sea a pie, deberás continuar el trayecto hacia un nuevo objetivo, en un ascenso desde los 3900 metros del valle de Tulpa hasta los 4500 metros del valle de Collanes.

Atravesados los refugios de Releche llegarás al punto de acampado donde dejarás los caballos y, alrededor de las doce del día, emprenderás el inevitable trekking de una hora a hora y media de subida que te transportará, en un último empujón que requiere más energía, desde valle de Collanes hasta la Laguna Amarilla, un tesoro natural a 4700 metros de altura cuya impresionante belleza hará que cualquier esfuerzo haya valido la pena.

Tratando de traducir en palabras lo espectacular que te resultará este paraje, las impresiones de un grupo de turistas de New York, que siempre consideraron que muy pocas cosas pueden superar a la vista nocturna de Manhattan, con todos los rascacielos y que, después de conocer la Laguna amarilla, ahora sienten que la visión que envuelve a la laguna deja por lejos, lejos, lejos, a la de Manhattan. Estas palabras explican de buena madera lo que encontrarás.

Y es que, imagínate que el momento que abandonas la estreches del chaquiñán por el que venías subiendo, de pronto aparecerá frente a ti la majestuosidad de una vista monumental, en la que resaltan unos picos gigantescos que te trasladan imaginariamente a los Himalayas y que, por la proximidad que has alcanzado hacia ellos, te obligan a levantar la vista hasta cuando el cuello no te da más, para intentar vislumbrar la magnitud de lo que tienes en frente, tal cual si estuvieras al pie de un rascacielos en manhattan.

Pero además del espectáculo, desde este punto podrás continuar el trekking hasta la playa de la laguna amarilla y una vez ahí, si te armas de valor, podrás entrar a la laguna en un ritual tradicional de re-energización “kapagurco” que es parte de la aventura que estás viviendo; entonces, deberás despojarte de tu ropa, pedir permiso al taita Altar y entrar y salir de la laguna tres veces, dándote tres chapuzones que te producirán un shock térmico tan fuerte que no sentirás absolutamente nada de frio. Naturalmente, esta actividad al igual que todas las consideradas en el tour contará con la asistencia permanente para garantizar tu seguridad.  

Entre las fotos, el ritual y más, podrás permanecer en este lugar alrededor de una hora antes de emprender el retorno y dependiendo del tour que escogiste, podrás acampar donde quedaron los caballos o continuar hasta el valle de Collantes

Si lo que escogiste fue acampar, deberás armar el campamento para descansar y comer para lo cual dispondrás de todos los insumos necesarios, desde las carpas, sleeping y aislantes, hasta primeros auxilios en caso de alguno de los turistas se sienta mal.

Si es que escogiste continuar hasta el valle de Collantes, podrás tomar tus caballos y emprender el retorno máximo a las dos de la tarde para llegar a Candelaria a eso de las cinco y treinta a seis y treinta de la tarde para disfrutar de un tecito de guayusa o una canelita que estará aguardando por ti para calentarte; pero si, además, escogiste el full day, en candelaria te espera el auto para traerte de regreso a Riobamba, a donde llegarás alrededor de las ocho de la noche     

Si no escogiste el full day, una vez que llegas a Candelaria podrás hospedarte en los alojamientos de esta comunidad, donde encontrarás todo lo necesario para alojarte con comodidad. Aquí, luego de una reconfortante ducha de agua caliente disfrutarás de una cena bastante buena que considera, por ejemplo, pasta con hongos deshidratados que abundan en la provincia y que además de ser muy deliciosos te prepararán para que puedas descansar adecuadamente una vez que el cansancio derivado de todo un día de aventura no dejará fuerzas como para querer hacer cualquier otra cosa.

Al siguiente día, a las 8 de la mañana, luego de un desayuno tradicional, como opción extra podrás realizar algo de turismo comunitario que te permitirá vivir experiencias locales como el ordeño, la cosecha, e inclusive si te animas podrás experimentar una limpia. Si no son de tu interés ninguno de estas opciones extras, los autos estarán listos para traerte a Riobamba donde llegaras alrededor de las doce del día aproximadamente.

Compartir: