Riobamba nocturna y señorial

Riobamba también es linda en la noche, entre reflejos de autos se muestran algunas cafeterías en el centro histórico, con gente abrigándose con un café y los niños felices con los postres, hay varias opciones y vale la pena conocerlos.
 
 
 
 

La magia del cementerio local está allí, nadie se percata que su cerramiento encierra la maestría de artesanos que armaron cada detalle sin un solo punto de suelda, solo con remaches, entre golpes y martillos, todo un arte en el siglo anterior y aunque no faltó el “genio” que mandó a pintarlo, no le quita su belleza, detrás de la verja, el silencio de la muerte, entre mausoleos con detalles arquitectónicos diversos, entre cúpulas y columnas, apellidos y flores secas.

Riobamba también es linda en la noche, entre reflejos de autos se muestran algunas cafeterías en el centro histórico, con gente abrigándose con un café y los niños felices con los postres, hay varias opciones y vale la pena conocerlos, no ponga pretextos ¡el frío se contra resta con una chompa!.

Si tienes suerte – como esta vez– ¡están las iglesias abiertas! y las disfrutas entre luces y oraciones, en La Merced debes levantar la vista para maravillarte por sus pinturas de pasajes bíblicos de Jesús, María y los apóstoles, todo un viaje de colores, detalles, ventanales y fotógrafos que esperan para hacer su trabajo un sábado en la noche.

El edificio del Correo ahora está hermoso, el Gadm Riobamba y el Instituto de Patrimonio lo entregaron hace poco y está “guapo”, el orgullo financiero del siglo anterior luce incólume en el siglo 21 el de las tablets marca la hora puntual y el recuerdo de una época de bonanza donde la Sociedad Financiera que empezó esta obra tuvo su propio papel moneda…

A esta bella obra arquitectónica llegaban los riobambeños con sus mejores galas a ver la “correspondencia”, aunque la mayoría sabía de antemano que no tenían quien le envíen las cartas… servía para ver a las guapas riobambeñas y los apuestos caballeros de sangre azul y roja…

Caminas algo más y estas en la Plaza Mayor, te vigilan silenciosos los edificios del GADM Riobamba, la Gobernación y además del Servicio de Rentas Internas, que miedo… y tienes otro milagro divino, ¡La Catedral está también abierta y sin el “malgenio” del conserje! puedes disparar tu cámara libremente y la amiga peruana radicada en España, a quien mostramos la ciudad, se sorprende cuando le explicamos que allí, en nuestra Catedral, hay el único Cristo mestizo, con el lienzo de figuras andinas y está protegido por otros Dioses, a su derecha el sol y a su izquierda la luna, en una sincronía religiosa de maravilla.

Una novia está nerviosa con sus padres al ingreso de la Catedral construida con piedras de la antigua #Riobamba, una dama de amor adolescente es feliz está realizada con su vestido rojo y la niña que lleva lo aros se me roba la atención y permite un clikc, pocos invitados… poquísimos y más nervioso el novio que recibe instrucciones del sacerdote para que se ubique de forma correcta con su futura esposa, hay que seguir creyendo en el matrimonio y en el amor….

Es momento de llegar al Restaurante Patrimonio, la inversión privada más importante de los últimos 20 años en la ciudad, frente al colegio San Felipe, está la recuperada vivienda de la Familia Román y deja aún más sorprendida a nuestro huésped, ¡esto está mejor que cualquier sitio del mismísimo París! y siendo solo amigo de Edgar Galán el propietario, siento dentro del pecho un orgullo que hasta suspiro.

Viajaste en el tiempo y me encanta ver mesas llenas y gente esperando para que se olvide ese membrete de que el riobambeño es novelero y los primeros días llenan los locales y luego ya no van. Hay calidad, buena atención y precios razonables y fin del misterio, todo funciona.

Es sábado y este cuerpo casi cincuentón lo sabe (ya está cansado) pero se merece mostrar la zona rosa de la ciudad y vamos a La Rabeta renovado espacio de otro amigo Esteban Castillo, ¡lindo! buen ambiente y cockteles la música te permite conversar y reír, las generaciones se encuentran en varios ambientes elegantes y modernos, quedó pendiente el gin con piña y romero…

Pasó la media noche y es mejor ir a casa, la avenida, esa que recorríamos cuando estábamos en el cole… es tan diferente, solo sobrevive el San Valentín… los otros espacios lo tomaron bares con otras propuestas y servicios, hay de todo en sabores y precios desde bolones hasta pizzas, pasando por shawarma y los churros del Chavo y claro el “tequila baneño” o un buen cockteil que se llama Catrina y éste si tiene tequila.

Y de verdad uno quiere llegar a la casa, pero vale pasar saludando a DonPaco para ver cómo está y fumar un tabaquito; te viene esa sed de las malas y cierras la salida con una buena cerveza fría y también este lugar llama la atención de la amiga de mi esposa que pide hasta foto, porque de verdad está encantada con la ciudad y le ha gustado Riobamba y otra vez felizote yo, porque ella ha estado en muchos lugares del mundo y su mirada la delató, de verdad estuvo contenta con haberle mostrado la ciudad desde la experiencia de #LaRiobambeñidad.

Luego de eso si me fui a dormir….

Fuente: Historias de la Riobambeñidad

Compartir:


Riobamba, tiempo de Verano